marzo 01, 2020

Nosotros



Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba

1993 - 25 ANIVERSARIO - 2018

Su formación

En agosto de 1993 viajaron a Cuba cuatro docentes de Bariloche, para asistir a un Congreso Pedagógico, que se llevó a cabo en la ciudad de Camagüey.

A su regreso ofrecieron una charla informativa, abierta a la comunidad, acerca del excelente sistema de educación en Cuba, planteando las necesidades y carencias del pueblo cubano, como resultado de la grave situación económica que vivía la Isla, por el inhumano Bloqueo impuesto por el gobierno de los Estados Unidos, agravado por el inicio del Período Especial, debido a  la desintegración del campo socialista y de la propia Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Por iniciativa de algunos asistentes a la charla, surgió la voluntad de ser solidarios con el Pueblo Cubano, y así el 20 de octubre  de  1993  se constituyó el Grupo Bariloche de Solidaridad con   Cuba,   con   la finalidad  de difundir en nuestro país la realidad cubana, favoreciendo el intercambio cultural y científico, considerando que defender la soberanía de Cuba es defender nuestra propia soberanía, basada en el principio de la libre autodeterminación de los pueblos.

También se incorporó como lema del Grupo la frase de José Martí:



“Buscamos la solidaridad no como un fin, sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.”

En sus inicios, el Grupo trabajó intensamente para recaudar elementos, que luego fueron enviados a Cuba,  con  el  fin  de ayudar a cubrir algunas   de  sus   necesidades. A lo largo de toda su trayectoria, el Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba llevó a cabo tareas de difusión de los éxitos alcanzados por la Revolución para su pueblo, fomentando charlas y debates, especialmente con la presencia de gente cubana, que visita nuestra ciudad.

En la actualidad el Grupo, entre otras actividades, organiza reuniones públicas con proyección de películas, o presentación de audios y textos con contenido histórico y actual, relacionados con la evolución de los acontecimientos en la Isla, favoreciendo el posterior debate.

Por una emisora local difundimos noticias de actualidad, política, cultura, salud, con toda la música y la vida cubana:

“Cuba y Nosotros” por “FM Gente de Radio” en el 90.3 de su dial,
los martes de 19 a 20 hs, y que se retransmite los jueves de 10 a 11 hs.

Nuestro compañero Víctor C. Rocchi mantiene actualizado el Blog del Grupo en la página web:

baricuba.blogspot.com

donde se difunden todas nuestras actividades.

El Grupo también promueve y coordina todos los primeros sábados de cada mes, desde las 17 a las 19 hs, un Taller de Lectura como un espacio de formación política y cultural, donde se abordan temas sobre Cuba y su Revolución, con un posterior debate en base al texto abordado. Los textos, la síntesis y las conclusiones de los Talleres se devuelven a cada participante por mail y/o en forma impresa.

Coordina, asesora y organiza dos Brigadas anuales de Solidaridad con Cuba, una en enero y otra en mayo, para delegaciones regionales que quieran viajar a visitar la isla. Para ello se realizan charlas con videos relacionados a las Brigadas y con mucha información acerca de Cuba.

Integra la organización Regional de Solidaridad con Cuba “Camilo Cienfuegos” junto a otras organizaciones hermanas de la zona (El Bolsón, San Martín de los Andes Cutral – Co / Plaza Huincul y Neuquén).

Es integrante del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba (MASCUBA) y miembro del Club Argentino de Periodistas Amigos de Cuba (CAPAC).

Teniendo en cuenta las fechas importantes de la Revolución, se llevan a cabo actividades especiales en función de mantener vivo el glorioso ejemplo del pueblo cubano a lo largo de toda su trayectoria de lucha revolucionaria, que se inicia el 10 de octubre de 1868 con el Grito de Yara, pasando por aquél glorioso 1 de enero de 1959 con el triunfo de la Revolución, luego declarada Socialista, hasta estos días en que mediante la “Batalla de Ideas” avanza con nuevos logros revolucionarios para su pueblo, y ejemplo mundial.

Desde el Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba queremos invitar a  todos los que quieran sumarse y participar en nuestras actividades, con un solo compromiso: defender la Revolución cubana, ejemplo de lucha y resistencia en Nuestramérica y el mundo.

Contáctenos: maxischnee@gmail.com
Dirección: 25 de Mayo 245 - Bariloche
Teléfono:  54 294 - 44 22 569

Escúchenos en el Programa de Radio:

“Cuba y Nosotros”
FM 90.3 “Gente de Radio” www.fmgentederadio.blogspot.com
Los martes de 19 a 20 hs.
y los jueves de 10 a 11 hs.

Véanos en Internet:


Manifiesto del Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba

El Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba, que junto a otros Grupos de Solidaridad y Casas de Amistad de la Patagonia integran la Regional de Solidaridad con Cuba “Camilo Cienfuegos” dentro del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba MASCUBA, quiere manifestar que es una organización de carácter político no partidaria que agrupa a todos las compañeras y compañeros que compartan y estén de acuerdo en defender la Revolución socialista de Cuba como ejemplo de lucha y resistencia en Nuestramérica y el mundo, considerando que defender la soberanía de Cuba es defender nuestra propia soberanía basada en el principio de la libre autodeterminación de los pueblos, bajo el lema de José Martí: “Buscamos la solidaridad no como un fin, sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal.”




febrero 19, 2020

Taller de Lectura n° 131 - Marzo de 2020


Taller de Lectura # 131 -  Marzo de 2020

Declaración final del primer Encuentro Mundial contra el Imperialismo

El imperialismo está en crisis y esto lo hace mucho más agresivo,
peligroso y destructivo.

27/01/2020 - VENEZUELA

Las delegaciones de los Partidos Políticos y Movimientos Sociales, reunidos en la ciudad de Caracas, capital de la República Bolivariana de Venezuela, con motivo del “Encuentro Mundial Contra el Imperialismo”, luego de las deliberaciones efectuadas hemos llegado a las siguientes conclusiones:

El futuro de la humanidad está en grave peligro. La Paz en el planeta se encuentra seriamente amenazada como resultado de la política de agresiones militares de los EEUU y sus aliados, así como de la mortal carrera armamentista que sólo le reporta dividendos a las grandes corporaciones de la industria militar.

La guerra es el mecanismo predilecto del expansionismo imperial, en especial, del estadounidense y eso lo observamos dramáticamente en los más recientes conflictos regionales que han afectado gravemente a los Pueblos de Siria, Yemen, Irak, Libia, Afganistán y a toda la región.

Asimismo, la especie humana sufre los estragos ocasionados por la voracidad de un modelo económico que en su despliegue suicida destruye la naturaleza por la insaciable obsesión de maximizar ganancias.

Esa es precisamente la lógica del sistema capitalista, la cual ya no sólo compromete su funcionamiento, sino que también pone en peligro de extinción de la humanidad.

El modelo neoliberal que instrumenta la globalización de las grandes corporaciones bajo la dominación de los Estados imperialistas, le ha impreso a la economía mundial una gran fragilidad.

Las crisis son más recurrentes y los grandes especuladores financieros dominan el planeta. En la distribución de la riqueza generada se ha impuesto un parámetro de desigualdades, injusticias y exclusión que afecta a una creciente parte de la población mundial.

Los flagelos de la pobreza y la miseria afectan a millardos de personas como nunca antes en la historia de la humanidad. Sin dudas, el desarrollo del capitalismo engendra fenómenos insostenibles, desde el punto de vista social, político y ético.

A esto se le agrega una crisis ética derivada del modo de vida imperante de las economías de mercado, donde se sepultan las culturas nacionales y los valores humanos, en función de imponer la sociedad de consumo. El culto a los antivalores del capitalismo contribuye a potenciar la crisis de la condición humana generada en el actual modelo de convivencia.

El imperialismo está en crisis y esto lo hace mucho más agresivo, peligroso y destructivo. Ante el ocaso del mundo unipolar, el imperialismo estadounidense implementa una estrategia de dominación global.

La apuesta geopolítica de la Casa Blanca frente a la resistencia de los pueblos y la irrupción de potencias emergentes, ha sido defender su hegemonía, mediante una política neocolonial orientada a apropiarse de los recursos naturales, en especial de los recursos energéticos, controlar los mercados y dominar políticamente a las naciones.

Para preservar el injusto orden mundial actual, el imperialismo violenta el derecho internacional público, ha convertido al mundo en un gran teatro de operaciones militares, desarrolla medidas coercitivas unilaterales, impone leyes de carácter extraterritorial, ataca el multilateralismo, vulnera la soberanía de las naciones y suprime la autodeterminación de los Pueblos.

En su arrogante concepción, sus fronteras llegan hasta donde se extienden sus intereses expansionistas.

En consonancia con esta política, el imperialismo recurre a la intervención militar, a la desestabilización política de los gobiernos, a las guerras y al bloqueo económico. Su planeación estratégica concibe a la OTAN como el brazo militar global del neoliberalismo.

Adicionalmente, en el marco de su Doctrina de la Guerra No Convencional, acciones terroristas, el uso de paramilitares, la judicialización de liderazgos antiimperialistas y el asesinato selectivo, son algunas de las acciones más emblemáticas de una política genocida, que coloca en peligro a la humanidad.

Tales prácticas han sido “legitimadas” a través de la industria cultural del capitalismo, las grandes trasnacionales de la comunicación y el uso de las redes sociales.

Igualmente, el uso de la “Big Data” se ha constituido en una formidable arma para modificar el comportamiento de la población e incidir en sus decisiones políticas.

En el intento de imponer el “pensamiento único”, los poderosos del mundo manipulan las creencias religiosas, tratan de justificar las actuales relaciones de poder en detrimento de la democracia, la imposición del libre mercado, el racismo de estirpe eurocéntrica, la segregación de las minorías, la opresión de género, el carácter eugenésico del modelo educativo global, entre muchos otros factores, que se ajustan perfectamente a los requerimientos de la dictadura del capital.

El capitalismo neoliberal afianza la explotación de la clase trabajadora, oprime aún más a la mujer en función de maximizar la ganancia de las grandes trasnacionales, arrebata el futuro a la juventud y desdibuja la identidad de los pueblos originarios.

Esto evidencia que la solución a los grandes problemas del mundo actual demanda un nuevo modelo de convivencia humana.

En ese contexto, el mundo multicéntrico y pluripolar emerge con mayor fuerza. El fortalecimiento político y económico de potencias como Rusia y China, junto al de otras naciones, le hacen un contrapeso cada vez más serio al poder del imperialismo estadounidense.

Evidentemente, la heroica resistencia en el Medio Oriente, las luchas de los Pueblos de América Latina y el Caribe, han contenido y hecho retroceder los planes del imperialismo.

Más aún, las experiencias de los gobiernos progresistas en el mundo ya se perfilan como una alternativa frente al neoliberalismo. Ejemplo de ello es la Revolución Bolivariana, que se proyecta como un referente antiimperialista con una enorme fortaleza popular en el marco de la poderosa unión cívico-militar y sobre la base del ideario del Libertador Simón Bolívar y del Comandante Hugo Chávez.

Esto ha provocado el brutal ataque del imperialismo estadounidense contra el Pueblo venezolano, que ha derrochado dignidad y amor por la patria, ratificando su rumbo hacia el socialismo en numerosos procesos electorales que refrendan la vigorosa democracia participativa existente en este país.

Duras jornadas de lucha popular han derrotado las amenazas de intervención militar estadounidense, intentos de golpe de Estado y focos de violencia terrorista.

Este ejemplo de lucha junto al de Nicaragua y Cuba, así como los recientes avances en Argentina y México, han permitido el fortalecimiento de fuerzas antiimperialistas y conllevará a reforzar los nuevos mecanismos de integración regional (CELAC, ALBA-TPC, PETROCARIBE, etc.,).

Aunque en Honduras, Paraguay, Brasil, Ecuador, El Salvador y Bolivia se ha reposicionado el neocolonialismo en el marco de la nueva edición de la Doctrina Monroe, las luchas populares continúan.

En el resto del mundo también los Pueblos resisten, se sublevan y los gobiernos populares ejercen su soberanía. La unidad antiimperialista es un objetivo estratégico impostergable.

En este contexto, el “Encuentro Mundial contra el Imperialismo”, declara:

Exhortamos a los Pueblos del mundo a luchar por la vida, la preservación de la naturaleza y contra condiciones estructurales que generan el cambio climático. Igualmente, exigimos a las naciones desarrolladas trabajar decididamente para evitar la destrucción del planeta y especialmente a los EEUU a superar su postura primitiva que pretende desconocer el terrible daño que se ocasiona a la naturaleza con el actual modelo productivo basado en la acumulación del capital.

Acompañamos la demanda de construir un orden internacional más justo, que coloque en primer plano los intereses de los Pueblos y permita desarrollar políticas de inclusión y de justicia social para superar las gigantescas desigualdades sociales y económicas que imperan entre las naciones del mundo.

Convocamos a los ciudadanos del mundo a defender la paz, la soberanía de los Pueblos y acompañar las legítimas luchas por el progreso socioeconómico sobre la base de una amplia plataforma de lucha unitaria en contra del enemigo común, el imperialismo estadounidense.

Repudiamos la implementación de las ilegales medidas coercitivas unilaterales por parte de las potencias imperialistas, ya que son políticas criminales que afectan a los Pueblos. Especialmente, condenamos la política genocida de bloqueo económico que se aplica contra las naciones del mundo que ejercen su soberanía.

Rechazamos la militarización de Nuestra América y especialmente, la presencia de las bases militares de Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

Condenamos de la forma más enérgica la invasión militar y demás agresiones cometidas por el imperialismo contra los Pueblos del Medio Oriente. Especialmente, repudiamos la violación de la soberanía de Siria e Irak, las agresiones a la República Islámica de Irán, así como el vil asesinato del Comandante Qasem Soleimani, mártir de los Pueblos del mundo que luchan por la libertad.

Exigimos respeto a la soberanía de Venezuela, Cuba y Nicaragua, así como apoyamos los esfuerzos de Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, por mantener la paz.

Denunciamos el intento orquestado por la Casa Blanca de censurar a las empresas multiestatales TeleSur e HispanTV. Esto se constituye en una afrenta a la libertad de expresión de los Pueblos.

Condenamos el golpe de Estado, orquestado desde Washington, en contra del presidente Evo Morales Ayma. Repudiamos la cruenta represión y el racismo contra el Pueblo del Estado Plurinacional de Bolivia.

Igualmente, el “Encuentro Mundial contra el Imperialismo”, acuerda:

Construir una Plataforma Unitaria Mundial organizada por continentes, regiones, sub-regiones y países en función de enfrentar al imperialismo. Dicha estructura organizativa será conformada en atención a las peculiaridades de cada territorio.

Realizar durante el año 2020 “Encuentros Continentales Contra el Imperialismo” a los fines de conformar las plataformas unitarias continentales, regionales y sub-regionales articuladas entorno a un plan de lucha común contra el imperialismo.

Convocar al “II Encuentro Mundial Contra el Imperialismo” a realizarse en Caracas, capital de la República Bolivariana de Venezuela, a los fines de definir el nombre de la Plataforma Unitaria Mundial, así como la articulación de las diferentes plataformas continentales y regionales en un plan común mundial que hermane las luchas de los Pueblos.

Por último, el “Encuentro Mundial Contra el Imperialismo” acuerda hacer suya la Agenda de Lucha adoptada en el “I Encuentro Internacional de Trabajadores y Trabajadoras en Solidaridad con la Revolución Bolivariana”, refrendada por el “I Congreso Internacional de Mujeres”, por el “Congreso Internacional de Comunas, Movimientos Sociales y del Poder Popular”, por el “I Encuentro Internacional de Pueblos Indígenas”, por el “Congreso Internacional de Afrodescendientes” y el “Congreso Internacional de Comunicación”, celebrados en la República Bolivariana de Venezuela durante el año 2019, agenda que incluye lo siguiente:

1.   Realizar una jornada internacional de movilización en apoyo a la Revolución Bolivariana y contra el neoliberalismo el 27 de febrero del año 2020. (Conmemoración de los 31 años de la primera insurrección en Caracas contra el neoliberalismo).

2.   Convocar una Movilización Mundial por la Paz en Venezuela, en Nuestra América y contra los planes de guerra del gobierno de Estados Unidos para el mes de abril de 2020.

3.   Desarrollar una jornada internacional de repudio a la Doctrina Monroe, contra el Bloqueo y demás Medidas Coercitivas Unilaterales para el día 28 de junio de 2020.

4.   Crear hasta el próximo Encuentro una Comisión Coordinadora de las delegaciones presentes en el “I Encuentro Mundial Contra el Imperialismo” a los fines de cumplir el presente plan.

Aprobado en la Ciudad de Caracas, Cuna del Libertador Simón Bolívar y Capital de la República Bolivariana de Venezuela a los 24 días del mes de Enero de 2020.

febrero 04, 2020

Síntesis y conclusiones del Taller de Lectura Nº 130


Síntesis y conclusiones del Taller de Lectura Nº 130
¡No hay fuerza en este mundo que pueda separar a Cuba y a Argentina!
Este texto fue tomado de Cubadebate, y es el discurso pronunciado por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, en el acto de solidaridad con Cuba, efectuado en Argentina, el 9 de diciembre de 2019. En su introducción hace referencia a los profundos sentimientos que unen a cubanos y argentinos, desde que José Martí fuera su cónsul, donde nació el Che Guevara y las visitas de Fidel días después del triunfo de la Revolución, luego en el 2003 para la asunción de Néstor Kirchner, donde se reunieron más de 50 mil personas durante su discurso en las escalinatas de la Facultad de Derecho de la UBA, y luego en el 2006 cuando participó de la histórica cumbre del Mercosur, y que después en la visita al museo del Che en Altagracia, junto al comandante Hugo Chávez, dieran luz al proyecto “Misión milagro” para devolverle la vista a millones de personas. Y que del mismo modo Cuba haya acogido a tantos jóvenes argentinos para su formación como médicos y otras profesiones. Hoy, la visita de Miguel Díaz-Canel se da en idénticas condiciones como cuando asumiera Néstor, ya que nuevamente se trata de volver a salir de una profunda crisis generada por las políticas neoliberales, cuyas consecuencias están marcadas por la corrupción en la política como en la justicia, con el control monopólico de los medios de comunicación.  Esto se da, no solamente en la Argentina, sino también en varios países de Latino América, como el reciente golpe de Estado perpetuado contra el presidente Evo Morales, que acaba de ser democrática y legalmente electo en el Estado Plurinacional de Bolivia. La persecución judicial contra Cristina Fernández y Lula en Brasil. Es por eso que las luchas sociales que se van desarrollando actualmente en varios países vecinos, demuestran que los pueblos se han cansado de tanta injusticia causada por el impacto neoliberal, y salieron a defender sus derechos en una batalla que cada vez será más dura. Menciona luego la difícil situación que se está viviendo en estos momentos en Cuba debido a la profundización del bloqueo impuesto por el gobierno de los Estados Unidos, generando severas dificultades para el abastecimiento de combustible para el país, como así también la activación del Título III de la Ley Helms – Burton dañando a empresas internacionales y de terceros países soberanos. Todo esto con la renovada implementación de la Doctrina Monroe, junto a las peores prácticas del Macartismo que busca generar una terrible persecución acusando mendazmente a los líderes progresistas y de izquierda de la región, descalificándolos bajo sofisticadas fórmulas como el llamado “lawfare” tratándolos de seres corruptos. Recuerda las palabras del Che cuando decía que en el imperialismo no se puede confiar “pero ni tantito así”. Por otro lado Fidel, quien fue el mejor discípulo de Martí, ante los intentos de implementar los principios goebelianos, decía que “no hay arma más poderosa que la verdad” y que como dijo en su momento Abraham Lincoln: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. El presidente de Cuba nos trae la solidaridad de su pueblo por el triunfo electoral de Alberto y de Cristina, que en base a un proceso de unidad han logrado vencer los intentos de sus adversarios políticos. Finalmente termina diciendo: ¡Que lo sepan los imperialistas y los oligarcas: no hay fuerza en este mundo que pueda separar a nuestros pueblos. No hay fuerza en este mundo que pueda separar a Cuba y a Argentina!
De la lectura de éste texto destacamos el lenguaje simple, ameno y casi familiar que emplea el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, donde hace referencia a determinadas situaciones y anécdotas que del mismo modo fraternal acercan a los pueblos cubanos y argentinos. Así se los recordó compartiendo la historia cuando parece establecerse un impresionante y genial intercambio de hombres gigantes de uno y otro lado: el cubano José Martí representando a la Argentina como Cónsul ante la Conferencia Monetaria de las Américas y el argentino Ernesto Guevara como héroe de Cuba tras el triunfo de la Revolución, luego declarado cubano por nacimiento. También ambos pueblos compartieron genuinas emociones: el tango, la amistad personal entre Maradona y Fidel, el rescate de frases de canciones de León Gieco y Fito Páez, tan ligadas a nuestra cultura, para demostrar los sentimientos que sienten el uno por el otro. No menos importante es la comunión de estos pueblos en lo referente a la integración de los recursos humanos, como la que se dio en la conocida y exitosa "Misión Milagro". Pero a pesar de estas citas cargadas de tanta emoción y verdad nos damos cuenta lo difícil que es mantener y defender estos lazos indiscutibles de hermandad entre ambos pueblos cuando desde el imperio del norte de nuestro continente solo se trabaja para lograr la desunión y el alejamiento de pueblos y naciones que se respetan y brindan ayuda. Recordemos cuando realizamos el taller de lectura sobre "Como fue tratado por los diarios (ultraderechistas) de Rosario el triunfo de la Revolución". El primer y principal concepto en el que se hizo hincapié y que tenía como única finalidad y objetivo de lograr el descontento popular con lo sucedido en Cuba el 1 de Enero de 1959, fue comparar este triunfo revolucionario, posteriormente declarado Socialista, con el derrocamiento de Perón por parte de la Revolución Libertadora, a manos de los militares, en el año 1955 en nuestro país. Nada más alejado de la realidad. La lucha imperialista por generar el descontento interno del pueblo cubano, privándolos como lo hacen, de todo tipo de crecimiento y desarrollo económico por medio del bloqueo al que lo someten desde hace ya 60 años para hacer fracasar al régimen Socialista, será incansable. Por supuesto aplica y aplicará las mismas inhumanas actitudes con los países que demuestren estos lazos de amistad y apoyo con el Gobierno y Pueblo cubano. Pero como cita Díaz Canel casi al finalizar su discurso: "gracias al carácter Socialista de la Revolución y a la planificación Socialista del Estado es que Cuba sigue adelante y es CONTINUIDAD".
Por último y creyendo que hay un grado de continuidad con el taller que acabamos de realizar, se decidió para el próximo Taller de Lectura abordar el tema "Declaración final del primer Encuentro Mundial contra el Imperialismo".
Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba, 01 de febrero de 2020

enero 05, 2020

Taller de Lectura n° 130 - Febrero de 2020


Taller de Lectura n° 130 -  Febrero de 2020

¡No hay fuerza en este mundo que pueda separar a Cuba y a Argentina!

Por: Miguel Díaz-Canel Bermúdez
Tomado de Cubadebate – 10 de diciembre de 2029

Discurso pronunciado por Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, en el acto de solidaridad con Cuba, efectuado en Argentina, el 9 de diciembre de 2019, “Año 61 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Presidencia de la República)

¡Viva Argentina! (Aplausos y exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Cuba! (Aplausos y exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva Fidel! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
¡Viva el Che! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)
Queridas amigas, queridos amigos;

Hermanos argentinos:

Una de las impresiones más inmediatas que tenemos de este viaje, de este encuentro, es que coincidimos en muchas ideas que hay que defender y hay que defenderlas hasta las últimas consecuencias.

Quiero también expresar un sentimiento personal con lo que va pasando en este acto, con lo que va pasando en este encuentro: yo estoy convencido de que aquí están presentes Fidel y el Che (Aplausos).

Me emociona mucho estar por fin, por primera vez, en Argentina y con amigos y hermanos argentinos. Creo que los motivos ustedes los conocen tan bien como yo: para los cubanos esta es una nación a la que profesamos especial cariño, prácticamente, desde que nacemos. Quizás esa primera empatía viene de los sonidos del tango, que desde siempre ha tenido su espacio en casi todas las emisoras de Cuba.

Pero hay una razón más profunda: aquí nació el Che, que también fue declarado cubano por nacimiento, excepcionalidad que solo comparte en nuestra historia con el Generalísimo Máximo Gómez, extraordinario militar dominicano que llegó a ser General en Jefe de las tropas mambisas en nuestras guerras de independencia.

Adicionalmente, la ciudad donde nací, crecí y me formé como dirigente revolucionario es Santa Clara, que se ha proclamado con todo orgullo la Ciudad del Che, por cuanto allí se libró con éxito y bajo sus órdenes una de las batallas decisivas para el triunfo del 1ro. de enero de 1959. En esa ciudad, además, descansan sus inmortales restos.

A esa historia se han sumado después amigos y emociones ya inseparables de nuestros sentimientos, desde todos los compañeros que arrastró el Che consigo en la construcción de nuestros sueños de justicia social en los años fundacionales, pasando por el dolor compartido por los 30 000 desaparecidos en Argentina (Aplausos), las luchas de las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo (Aplausos); la pasión por el fútbol, Maradona y su amistad personal con Fidel (Aplausos); lo mejor del cine latinoamericano y del rock argentino hasta llegar a Néstor y a Cristina (Aplausos), cuyo legado cristaliza ahora en el triunfo de Alberto, y mañana cuando el amanecer en Argentina sea más luminoso, sea más brillante en esperanza, Cuba estará con ustedes (Aplausos).

Como diría León Gieco: todo está guardado en la memoria, y la que compartimos es inmensa y llega hondo.

Otros motivos de emoción son un poco más privados y voy a contarlos hoy, públicamente, por primera vez.

En julio de 2006, recién llegado de su último viaje al exterior, precisamente a Argentina, para asistir a una Cumbre histórica de Mercosur, el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, llamó a Holguín, donde entonces yo dirigía el Partido Comunista de Cuba, para decirme que después del acto del 26 de Julio, que sería en la vecina provincia de Granma, iría para nuestra provincia.

Todavía recuerdo el entusiasmo con que Fidel llegó. A menos de un mes de sus 80, no parecía agotado por el larguísimo vuelo ni por la intensidad de las emociones vividas aquí y luego en Bayamo, la capital de la provincia Granma.

En la reunión de Mercosur él había expuesto y propuesto compartir con los gobiernos del bloque las experiencias de Cuba en el Programa de Eficiencia Energética. Luego él y Chávez visitaron la casa museo del Che en Altagracia, donde le habían comentado a la prensa los sueños de integración que ambos compartían.

Por Internet se pueden encontrar algunos videos del multitudinario recibimiento que tuvieron nuestros líderes en aquella visita a la casa del Che, y el entusiasmo de los dos por dar, por compartir, por integrar recursos humanos y de todo tipo. Hablaron del proyecto conjunto para devolver la visión a millones de personas: la Misión Milagro, que tiempo después tendría sus propios misioneros, precisamente en Córdoba.

En la histórica universidad de esa provincia, cuya reforma impactó a toda la América, Fidel y Chávez pronunciaron discursos que todavía emocionan. Allí el Comandante en Jefe calificó como increíble que aún existieran 50 millones de analfabetos en el hemisferio y más de 200 millones de semianalfabetos o analfabetos funcionales y desde ahí promovió el programa de alfabetización “Yo sí puedo”, que ya había llegado a Bolivia con la colaboración de Cuba y Venezuela y que está presente hoy también en Argentina.

Después, ya en Holguín, me dijo con su energía y una pasión que jamás olvidaré: “El ALBA está aquí”. Se refería a una obra de generación que distribuía electricidad que inaugurábamos, pero también a los latinoamericanos que en aquel entonces estudiaban Medicina y otras carreras en la provincia: 1 000 de ellos bolivianos que residían en casas de familias holguineras, y miles de venezolanos que se formaban como trabajadores sociales, todos ellos participaron en aquel memorable acto.

Precisamente, en unos días estaremos celebrando en La Habana el aniversario 15 de aquellas ideas de Fidel y Chávez que cristalizaron en el ALBA-TCP, alianza solidaria de varios países, que dio inicio a uno de los periodos más promisorios y esperanzadores de la historia de Nuestra América. Tan promisorio y esperanzador, que los enemigos de la integración regional se han empeñado en quebrarla, atacando sin piedad y con los más bárbaros métodos a los gobiernos progresistas y a sus proyectos solidarios.

De Honduras a Paraguay, de Ecuador a Brasil, de Nicaragua a Bolivia, de Venezuela a Cuba, han puesto en práctica, hasta donde han podido, todas las modalidades de golpes posibles y han reactivado las peores experiencias de la OEA para ejecutarlos.

Es imposible obviar que fue precisamente en Córdoba, en 2006, en la Cumbre de los Pueblos, donde Hugo Chávez anunció que el petróleo venezolano tenía como prioridad a los países del bloque regional.

También allí advirtió sobre los riesgos de la hegemonía norteamericana que “debe terminarse porque amenaza al mundo”. Luego de que Fidel comentara: “Esta integración tiene enemigos de siglos y no son felices cuando escuchan noticias de esta reunión”. Los hechos posteriores están dándoles la razón a ambos líderes todos los días en Nuestra América.

Amigos y amigas:

He recordado con emoción las inolvidables jornadas de la visita de Fidel a Argentina en 2006, pero no puedo dejar de citar la que realizó tres años antes, en 2003, con igual propósito que nosotros hoy, el de participar en una histórica toma de posesión, en aquella ocasión, la de Néstor.

Aquella escalinata de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, desbordada de estudiantes, de profesores, de pueblo, de más de 50 000 personas atentas a un discurso de más de dos horas -no será así el mío (Risas)-, en una fría noche porteña, es parte de nuestra más entrañable percepción de qué significa ser y sentirse latinoamericano y de la emotiva conexión entre nuestros pueblos. Las palabras de Fidel aquella noche recibieron un eco extraordinario por su contenido de denuncia del modelo neoliberal que se impuso en la región con un elevado costo social, particularmente aquí, donde generó gran inestabilidad política por las penas y sufrimientos que provocó en el pueblo argentino. Algunos amigos que organizaron aquel encuentro están participando hoy aquí también.

Aquel era un contexto muy similar al que vivimos hoy. El pueblo argentino saludaba con alegría y esperanza la llegada de Néstor a la presidencia. El país estaba todavía enormemente endeudado y sumido en una profunda crisis, en tanto Cuba era amenazada por el gobierno belicista del entonces presidente George W. Bush, empeñado en atacar lo que definió como “oscuros rincones del mundo”, entre los cuales nos incluía, al mismo tiempo que arreciaba el bloqueo. Cambiemos los nombres y estamos viviendo iguales tiempos.

Sirva esta rememoración para reiterar aquí que ¡el pueblo cubano tampoco se dejará amedrentar esta vez por la actual administración estadounidense! (Aplausos).

El escenario también vuelve a ser de lucha por los derechos de los pueblos, por la unidad y la paz de nuestra región, contra las dictaduras neoliberales y sus instrumentos militares, policiales, judiciales y mediáticos, y por la preservación del planeta y sus recursos naturales cada vez más amenazados.

Las oligarquías neoliberales, apoyadas por el Gobierno de Estados Unidos, se aferran a no ceder en el control de todo aquello de lo que se apoderaron en los últimos años mediante métodos tramposos y perversos.

Apoyados en jueces corruptos y en el control monopólico de los medios de comunicación en la dinámica era de las redes sociales, impulsan y aplican modernas técnicas de manipulación y procesos judiciales políticamente motivados, casi siempre enfocados en perseguir, encarcelar y destruir la imagen de líderes políticos progresistas y sociales de la izquierda.

El episodio más reciente de estos enfrentamientos ha sido el golpe de Estado contra el presidente constitucional de Bolivia, Evo Morales Ayma, al cual le reiteramos desde aquí nuestra invariable solidaridad y apoyo, así como a su noble pueblo (Aplausos).

En Bolivia, como en otros países de América del Sur, la represión brutal y las graves violaciones de derechos humanos, con decenas de muertos, centenares de heridos y miles de detenidos en las protestas sociales frente al golpe, contra políticas y leyes neoliberales y la violencia social, se producen con la mirada cómplice de Estados Unidos, los gobiernos oligárquicos y de la desprestigiada OEA.

Ni un solo pronunciamiento hemos leído o escuchado de ninguno de ellos ante el quebrantamiento de la institucionalidad y las violaciones flagrantes y masivas de los derechos de miles de ciudadanos en protesta, la mayoría jóvenes hoy en América Latina.

Es una burla que nos intenten presentar las protestas como una amenaza al supuesto orden democrático.

Los latinoamericanos nos percatamos de que los políticos neoliberales y la política al uso son impotentes para resolver nuestros problemas y mejorar las vidas y Latinoamérica se cansó.

La rebaja de salarios, el debilitamiento de los derechos laborales, la privatización y cancelación de servicios públicos no están presentes en los discursos electorales. Se aplican después en una traición a los pueblos a los que les mienten. Y como dijo en su momento Abraham Lincoln: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”.

El neoliberalismo impulsado por los Estados Unidos en América Latina hizo a los ciudadanos más desiguales, más pobres, menos protegidos y los llevó a desconfiar de los políticos.

En América Latina el neoliberalismo debilitó las prestaciones sociales al considerarlas “muy generosas” y redujo el acceso a la sanidad universal, educación y pensiones.

Es fácil comprender que ahora los pueblos de Nuestra América rechacen el impacto del neoliberalismo, que aumentó la desigualdad, la pobreza, los índices de violencia y la criminalidad. No es verdad que desestabilizan. Solo defienden sus derechos fundamentales.

Cuba llama a detener los ataques contra los jóvenes y estudiantes a los que matan, dejan ciegos, con discapacidades o gravemente heridos por decir sus verdades.

Cuba llama a todas las fuerzas políticas honestas del planeta a reclamar que cesen los ataques y la persecución judicial contra la vicepresidenta Cristina Fernández y el expresidente brasileño Luiz Inácio “Lula” da Silva (Aplausos).

Cuba alerta, a la vez, que la batalla contra el neoliberalismo y el imperialismo será más dura, en tanto lograron que proliferaran tratados de libre comercio leoninos con los cuales han tendido una trampa de sometimiento tan grave como aquella del Área de Libre Comercio de las Américas, que se derrotó aquí, en Argentina, en aquella inolvidable Cumbre de Mar del Plata de 2005, liderada por Néstor y por Chávez.

Queridos amigas y amigos:

Nuestra Cancillería ha emitido hace unos pocos días una fuerte Declaración de denuncia sobre la guerra sucia que el imperialismo y las oligarquías nacionales vienen haciendo contra los procesos progresistas de la región.

El documento contabiliza las acciones de desestabilización promovidas desde Washington, cuyos principales cabecillas -no es posible llamarles de otro modo- ya no usan eufemismos para tratarnos como su “patio trasero”, para desenterrar el hacha de la Doctrina Monroe y extender las peores prácticas del Macartismo, bajo fórmulas más sofisticadas como el llamado lawfare, que pretende sembrar la matriz mendaz de que los líderes de la izquierda son corruptos.

Cuando se han vivido en Nuestra América años, meses y días dolorosamente aleccionadores en cuanto a la llamada Guerra de IV Generación, el reciente enfrentamiento de Cristina a sus verdugos vuelve a probar lo que tantas veces dijo Fidel: “no hay arma más poderosa que la verdad”. Hasta los medios más hostiles han tenido que reconocer la evidente maniobra y la ilegalidad de los métodos usados en el intento de sacar a los candidatos del Frente de Todos del camino a la presidencia.

El triunfo electoral, en medio de esta feroz campaña, es la mejor expresión de las esperanzas que abre esta toma de posesión, a la que nos honra asistir para ser testigos de otro momento histórico en este admirado país, y para felicitar a sus protagonistas (Aplausos).

Felicidades Alberto y felicidades Cristina por el coraje y por la unidad que han mantenido frente a los intentos de sus adversarios políticos por quebrarlos. ¡Felicidades Argentina! (Aplausos.)

Como dice la canción: Quién dijo que todo está perdido, Cuba viene a ofrecerles su corazón (Aplausos y exclamaciones de: “¡Cuba, Cuba, Cuba, el pueblo te saluda!”).

Cuba ha venido a expresar su solidaridad con el nuevo Gobierno de la nación hermana y a compartir con todos ustedes, que han defendido y apoyado al pueblo cubano en las horas más aciagas, una valoración del momento que vivimos y el modo como lo enfrentamos.

Sé que todos siguen de cerca las noticias sobre nuestro país y no abusaré del tiempo que han robado a otras tareas para estar con nosotros.

Solo quiero confirmarles que, tal como hemos denunciado en las Naciones Unidas y en cuanto foro o plataforma hemos podido, el bloqueo a Cuba ha escalado criminalmente y no pasa una semana sin una nueva decisión de sanciones directas contra la economía y las finanzas cubanas, afectando incluso a terceros, como una práctica de real terrorismo económico.

Esa persecución se acompaña de amenazas y acusaciones tan falsas como ridículas, sea en los mensajes de voceros presidenciales, como del señor Pompeo y hasta el propio Presidente de los Estados Unidos.

En el colmo de la maldad y en el intento de cerrar a Cuba cualquier vía de acceso a recursos financieros han lanzado una cínica y criminal cruzada contra la cooperación médica internacional, acusando a nuestro país de supuesta esclavitud moderna y trata de personas, que laboran en nuestro sistema de salud con fines –dicen– de explotación o de alegada injerencia de ese personal en asuntos internos de los Estados con los que se mantiene esa colaboración. Esos, al mismo tiempo, intentan restablecer el llamado Programa de Parole para profesionales médicos cubanos, con el abierto objetivo de sabotear nuestros acuerdos bilaterales, privar de estos servicios a las naciones beneficiadas y despojarnos de recursos altamente calificados en un país bloqueado hace seis décadas.

Un nuevo fantasma recorre el mundo: ahora se acusa a Cuba y a Venezuela de promover la inestabilidad en la que el neoliberalismo y la propia práctica de un comercio desigual y nada solidario con la región ha sumido a varios países.

Como afirman los expertos, se está tratando de sembrar una matriz goebeliana, al peor estilo de los años del nazismo alemán, en el caso de Cuba para sostener la política genocida de bloqueo, condenada por la inmensa mayoría del planeta.

¿Qué hace Cuba frente a esta guerra ilegal, inmoral, que contraviene todos los acuerdos internacionales de la relación entre países soberanos?

Hemos decidido resistir y defendernos creando, con énfasis en la defensa y en la economía. Cuando afirmamos que Somos Cuba y Somos Continuidad, no estamos diciendo una consigna más, expresamos la voluntad de mantener las conquistas de la Revolución y la dignidad que nos legaron nuestros líderes (Aplausos), una voluntad compartida por la mayoría absoluta del pueblo cubano.

José Martí decía: “Ni pueblos ni hombres respetan a quien no se hace respetar (...) Hombres y pueblos van por este mundo hincando el dedo en la carne ajena a ver si es blanda o si resiste, y hay que poner la carne dura, de modo que eche afuera los dedos atrevidos”. Che Guevara alertó después que no se puede confiar en el imperialismo “pero ni tantito así”. Toda nuestra historia se ha construido sobre firmes pilares de resistencia contra afanes anexionistas y contra la intromisión imperial, no solo en nuestro propio destino, sino en los destinos de toda Nuestra América y de todos los pueblos que luchan por su soberanía.

Fidel, quien fue el mejor discípulo de Martí y un genial intérprete del ideal revolucionario latinoamericano y universal, desde Bolívar hasta nuestros días, nos educó en la solidaridad y el internacionalismo sin fronteras. En muchos sentidos nos enseñó a entender y practicar el principio martiano de que Patria es Humanidad, desde los confines de África hasta Nuestra América y el resto del mundo, incluyendo a lo más noble del pueblo norteamericano.

Para Cuba el reto es colosal. La hostilidad desproporcionada del actual Gobierno norteamericano quebranta el Derecho Internacional y las normas de navegación y comercio y nos ha obligado a encarar severas dificultades en el abastecimiento de combustible.

Se recrudece el bloqueo con la activación del Título III de la Ley Helms-Burton, mediante la cual el Gobierno norteamericano incurre en violaciones masivas de los derechos humanos de los cubanos, al tiempo que daña a empresas internacionales y de terceros países soberanos.

Sin embargo, esas amenazas ni nos detienen ni nos desvían de nuestro curso. Estamos preparados para encarar las consecuencias de una campaña electoral en ese país, que puede provocar que se acentúe el curso de confrontación con Cuba y con otros países hermanos.

Lo dijimos en la recién celebrada Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, en Azerbaijan, donde se expresó una alarma generalizada por la crisis del multilateralismo que hoy pone en riesgo el sistema de las Naciones Unidas.

Es decir, no estamos solos en esta lucha contra las amenazas a la paz y a la estabilidad regional y planetaria. A nivel global se advierte una gran preocupación por los retrocesos en ámbitos importantes como la autodeterminación y la soberanía de las naciones, el medio ambiente y el enfrentamiento al cambio climático, los derechos humanos, la justicia social y la búsqueda de la equidad.

En la lista de los retrocesos también ponemos al sistema interamericano, que reactiva mecanismos de tan odiosa memoria como el Tratado de Asistencia Recíproca (TIAR) que el propio imperio se encargó de hundir aquí, en las Malvinas, al apoyar a potencias extrarregionales (Aplausos), mientras se renueva la agresividad de la desprestigiada OEA y de su Secretario General, cada vez más utilizados como instrumentos de presión política de Estados Unidos contra Nuestra América.

Por eso, para nosotros, como para el resto de los gobiernos de izquierda y progresistas, sigue siendo una tarea de primer orden aquella que tantas veces nos repitió Fidel: sembrar ideas y valores, crear conciencia y movilización popular, unir fuerzas. Sobre todo, estar unidos; en toda nuestra diversidad, pero ¡unidos! (Aplausos).

No es casual que entre los objetivos de la embestida imperial y oligárquica estén la Celac, la Unasur, el Mercosur y el ALBA, y que una y otra vez insistan en que no pararán hasta derribar a Cuba, el ejemplo de Cuba, la osadía de Cuba.

Y es lícito preguntarse: ¿Por qué Cuba? La Revolución, desde su raíz, no ha sido más que la búsqueda permanente de los mejores modos de responder a las demandas y los anhelos de las mayorías. ¿No es democracia verdadera?

Fidel, Raúl y sus compañeros de la Generación del Centenario, que aún nos acompañan, nos enseñaron el valor de la responsabilidad que se adquiere frente al pueblo. Con ellos aprendimos no a decir cree, sino a decir lee; a transformar las viejas estructuras del abuso y la desigualdad que dejaron los desgobiernos de la seudorrepública en la que mandaban más los embajadores yanquis que los que ocupaban el Palacio Presidencial y a elevar al pueblo a la condición de protagonista de los cambios, desde la radical Reforma Agraria hasta el ejercicio del poder popular.

Sobre esa línea de principios trabajamos, con el oído pegado a la tierra, como dice nuestro General de Ejército Raúl Castro Ruz, quien, desde el Partido, conduce el proceso de tránsito generacional que en Cuba tiene por base el esfuerzo y los resultados de trabajo de cuadros y dirigentes formados en las provincias, los municipios y las organizaciones barriales.

En esa relación viva e intensa con el pueblo, con sus demandas y necesidades, se gobierna en Cuba. No somos la sociedad perfecta, porque somos, en primer lugar, una sociedad humana y nuestro archipiélago no está protegido por una urna de los efectos de un mundo globalizado donde predominan políticas absolutamente contrarias, pero sí intentamos apenas que nuestra sociedad sea lo más justa e igualitaria posible.

Podríamos marchar más deprisa y con mejores resultados si el imperio nos librara del cerco. Pero no vamos a renunciar a nuestros proyectos de justicia social por su criminal bloqueo y la aberrante persecución financiera que, prácticamente, no deja llegar un barril de petróleo a Cuba sin castigo para quienes se atreven a transportarlo.

Con Fidel aprendimos también a convertir los reveses en victoria y los obstáculos en desafíos.

Si el imperio pretende denigrar al socialismo ahogando cualquier esfuerzo de desarrollo de Cuba, nuestra nación está demostrando justamente lo contrario: gracias al socialismo, a la planificación socialista, al ideal socialista hemos levantado un país donde la suerte de todos importa a todos (Aplausos); una sociedad humana, educada, solidaria y justa en la medida en que puede serlo una nación del Tercer Mundo, de escasos recursos naturales y cercada por el más poderoso imperio de la historia.

¡Somos Cuba! ¡Somos continuidad! Somos el hueso atravesado en la garganta del imperio que intenta tragarnos hace casi un siglo y medio y no puede. Y otra vez, como antes, como siempre: ¡Venceremos! (Aplausos.)

Hermanas y hermanos:

Con mentiras tan infames y ridículas como las que hoy lanzan contra el nuevo Gobierno argentino, una vez cercaron a Cuba y durante años la separaron de sus hermanos de la región, entre ellos la Argentina. ¡De Argentina nada menos!, la hija de la Patria Grande a la que José Martí sirvió como cónsul y defendió en la Conferencia Monetaria de las Américas. ¡La Argentina entrañable en la que nació el Che Guevara! La misma Argentina que acogió a Fidel recién triunfada la Revolución y que tanta solidaridad nos ha dado a lo largo de sesenta años. La Argentina a cuyos hijos hemos podido acoger con amor en Cuba y con la cual hemos compartido esfuerzos y resultados enaltecedores como la alfabetización, la formación de médicos y otros profesionales, y la milagrosa Operación Milagro, que ha devuelto la visión a millones en Latinoamérica y el Caribe (Aplausos).

¡Que lo sepan los imperialistas y los oligarcas: no hay fuerza en este mundo que pueda separar a nuestros pueblos. No hay fuerza en este mundo que pueda separar a Cuba y a Argentina! (Exclamaciones y aplausos).

Ustedes encarnan el mejor espíritu de la Argentina profunda y verdadera. Ustedes confirman el triunfo de los movimientos populares y campesinos, sindicatos, fuerzas políticas, organizaciones estudiantiles y de mujeres, así como de grupos de intelectuales. Por eso han vivido con toda justicia una jornada de fiesta y compromiso.

Al llegar aquí hemos sentido hasta en el aire el espíritu de alegría por la esperanza rescatada otra vez del fondo del pozo neoliberal.

A nombre de Cuba les ratificamos también que seguiremos siendo firmes y leales revolucionarios, dignos de nuestros padres, y que no cederemos un milímetro en defensa de la independencia, la soberanía y la justicia social, ni renunciaremos a la solidaridad con los pueblos que luchan y resisten.

¡Luchemos unidos por un mundo mejor y que es posible, justo y necesario!

¡Hasta la victoria siempre!

(Ovación).

Síntesis y conclusiones del Taller de Lectura Nº 129 - enero 2020


Síntesis y conclusiones del Taller de Lectura Nº 129

“El agravio a los muertos en Bolivia”

Este texto fue tomado de Página 12, el 01 de diciembre de 2019, y se trata de un análisis político que elaboró el vicepresidente Álvaro García Linera a raíz del golpe de Estado, que grupos fascistas bolivianos dieran al recientemente electo nuevo gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, junto a su presidente Evo Morales. Ante la resistencia del pueblo boliviano, se registraron varios asesinatos con armas de fuego militar a integrantes de poblaciones indígenas de origen campesino de El Alto de La Paz. Durante el cortejo fúnebre se verificaron actos de represión por parte  de las fuerzas militares, que responden al gobierno  de facto instalado en el poder, con recurrentes manifestaciones que descalifican y criminalizan las protestas de las clases menesterosas, estigmatizando a la plebe sublevada, especialmente si son indios, calificándolos de subversivos y de sediciosos. Se inicia de esta manera una “lucha de clases” donde resurge en la burguesía un antiguo odio hacia la población de origen indígena, campesina y minera, y que aplauden y brindan por la militarización de las ciudades. No pueden entender que el Estado Plurinacional de Bolivia haya brindado el ingreso a la clase media a mujeres de pollera y campesinos indígenas, que recuperaron la dignidad como seres humanos, sin ninguna barrera de apellido. Queman la Wiphala, el símbolo de su identidad y lo expulsan a Evo que es su líder y representante, y no respetan ni siquiera a sus muertos. El fascismo desatado en Bolivia ha vuelto a abrir las grietas clasistas que habían sido cerradas a lo largo de estos últimos años. La ambición por el privilegio de poseer el poder, no admite compartirlo con los representantes indígenas populares que se incorporaron a la nueva clase media. La consecuencia de este estado de situación ha generado lamentables odios de unos sectores hacia los otros. Unos que quisieran ver el cadáver de Evo arrastrado por las calles, y los otros que quisieran ver a los ricos cercados en sus barrios muriéndose de hambre. Pero el pueblo resiste y lucha, en un proceso en que la nueva clase deberá alcanzar la suficiente irradiación estatal para poder ser admitida en su seno.

En el transcurso del posterior debate se comprendió que había un odio de clases culturalmente instalado desde la época colonial en la sociedad burguesa boliviana, que salió a relucir durante el golpe de Estado apoyado por los medios de comunicación hegemónicos y las entidades policiacas y militares. Que la estigmatización de los indígenas se instala desde la iglesia católica a partir del siglo XVI, comparando a indígenas con monos o como “bestias”. Que faltó más tiempo para que se comprenda la inclusión de la población indígena, minera y campesina en la sociedad y en la clase media. Lo que también se caracterizó como una falta de conciencia de clases. Llamó la atención que el golpe se pudo consumar en muy pocos días deshaciendo los avances sociales y económicos que el gobierno de Evo había alcanzado, por un lado por el método empleado por los golpistas en lo que se refiere a la flagrante violación de los derechos humanos, como a la falta de existencia pública y con “irradiación estatal” (a decir de Álvaro García Linera) de la nueva clase social. Finalmente se manifestó un deseo generalizado de que el partido MAS de Evo Morales obtenga el triunfo electoral el próximo 3 de mayo en Bolivia, recuperando de ésta manera su conducción y poder seguir avanzando con las políticas de inclusión y la industrialización del país para beneficio de todo su pueblo.

Por último se acordó abordar para el próximo Taller de Lectura Discurso pronunciado por Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, en el acto de solidaridad con Cuba, efectuado en Argentina, el 9 de diciembre de 2019: ¡No hay fuerza en este mundo que pueda separar a Cuba y a Argentina!
  
Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba, 04 de enero de 2020

diciembre 20, 2019

Memorias del Grupo - 2019


Memorias del Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba
Año 2019

Actividades Realizadas

En el transcurso de este año se llevaron a cabo 7 reuniones del Grupo, donde se propusieron y se acordaron las actividades que a continuación se detallan:

Se continuó con el Programa de Radio “Cuba y Nosotros” en la emisora popular y comunitaria Gente de Radio, los martes de 19 a 20 hs. que se retransmite los jueves por la mañana. Este programa se comenzó a emitir el 6 de julio de 2004, y este año se cumplieron ya quince años ininterrumpidos en el aire. También se cubrió hasta el mes de julio una columna semanal de 15 minutos, los días miércoles por la mañana, en “Libre Radio Cooperativa” 96.5 FM.

Se continuó con el Taller de Lectura, un espacio de formación política que comenzó en el mes de mayo de 2009 y que en total hasta ahora ya se han realizado 128 talleres, los primeros sábados de cada mes.

Entre los meses de abril y noviembre continuamos con el Ciclo de videos-debate y películas cubanas, una vez al mes, en el salón del quincho del sindicato SITRAJUR.

Blog del Grupo. Desde su inauguración, el 30 de mayo de 2005 nuestro compañero Víctor Rocchi mantiene permanentemente actualizada la página web del Grupo, en el blog:

El 24 de marzo y en conmemoración del golpe cívico militar sufrido en nuestro país en 1976, se hizo la repintada de los pañuelos en la plaza del Centro Cívico. Un par de ellos representan a los dos diplomáticos cubanos desaparecidos durante la dictadura: Crescencio Galañega Hernández y Jesús Cejas Arias. También se emitió un comunicado de prensa y se participó de la marcha en nuestra ciudad.

El 28 de abril organizamos el Locro Anual para nuestras finanzas. Se vendieron 432 tarjetas y se entregó a cada persona el texto: “Las nuevas sanciones de EE.UU. contra Cuba delatan su fracaso en derrocar la Revolución”. Luego, al presentar la rendición del Locro, se dio a conocer el Balance Económico Anual del Grupo.

Con la coordinación de Norma Pérez se ha organizado la XIV Brigada Internacional Primero de Mayo, con la participación de cuatro brigadistas.

El 18 de mayo se publicó en los medios locales un comunicado de prensa condenando el bloqueo a Cuba y aplicación del Título III de la Ley Helms–Burton.

El 14 de junio, y en conmemoración del 91 aniversario del natalicio del Che, se proyectó en el salón de SITRAJUR el documental del periodista italiano Gianni Miná: “Cuando pienso en el Che”. Además se recordó al Che a lo largo de todo el mes de junio en el programa de radio: “Cuba y nosotros”, y se emitió además un comunicado de prensa.

El 24 de junio se envió por mail a todas y todos los integrantes de la Regional “Camilo Cienfuegos” y con copia a Leogel Delgado, un recordatorio con nuestra preocupación por la falta del inicio de la organización del XVI Encuentro Regional de Solidaridad con Cuba, que debería realizarse éste año.

El 26 de julio, y en conmemoración del 66 aniversario de la Gesta del Moncada, se emitió el comunicado de prensa: “Por qué el 26 de julio se celebra en Cuba el día de la Rebeldía Nacional”.

En conmemoración del cumpleaños de Fidel, el 16 de agosto, se proyectó en el sindicato SITRAJUR el documental de Oliver Stone: “Un hombre llamado Fidel Castro” y se entregó a cada participante un texto de Raúl Castro, tomado de Granma: “Fidel, el más preclaro hijo de Cuba en el siglo XX”.

El 20 de octubre se recordó el 26 Aniversario del Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba, que fuera creado en el año 1993.

El 8 de noviembre, y ante la visita a Bariloche de Gretter Alfonso (Secretaria de Asuntos Políticos) y de Leogel Delgado (Secretario de Solidaridad), ambos funcionarios de la Embajada de Cuba en La Argentina, se mantuvo una entrevista con el Decano de la Universidad del Comahue en nuestra ciudad, con el objetivo de implementar en esa casa de altos estudios las Cátedras Martianas dependientes de la Red Nacional de Cátedras Martianas en Argentina.

Ese mismo día los Funcionarios de la Embajada brindaron una Charla abierta a todo el público en el Aula Mayor de la Universidad sobre: “El pensamiento de José Martí y los puntos de encuentro con el proceso  revolucionario, y la actualidad Cubana”. Participaron también compañeras y compañeros de la Regional, que vinieron de Cutral-Co y El Bolsón.

El 9 de diciembre y ante la Visita a nuestro país por parte del presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel Bermúdez, se realizó en Buenos Aires en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA un Acto de Solidaridad con Cuba al cual se invitó a participar al Grupo. En representación del mismo asistieron las compañeras: Norma Pérez y Betti Rodríguez.

Grupo Bariloche de Solidaridad con Cuba,  fines de diciembre de 2019.